La Economía. Un modelo Sostenible

La economía es el motor de nuestra sociedad. Vivimos en una sociedad basada en el consumo. Este consumo es el que mueve a las empresas a innovar para mejorar nuestro nivel de vida.

Este modelo ha funcionado y nos ha llevado al desarrollo que conocemos desde el inicio de la revolución industrial. En este modelo consumista nosotros como consumidores marcamos el rumbo.  Este modelo se mueve en función de nuestra demanda, somos libres de elegir lo que compramos, y somos al mismo tiempo responsables del rumbo hacia donde se encamina este modelo.

También es verdad de este modelo es imperfecto, en este modelo a alargo plazo prevalecen los intereses económicos frente a los intereses sociales y medio ambientales. Como consumidores no hemos marcado el rumbo correcto, por mentalidad cortoplacista, por dejarnos influenciar por los intereses de la economía del mercado, o simplemente por no querer verlo.

¿Cuales son los desequilibrios de nuestro modelo económico?

Desde el inicio de la revolución industrial, ha existido una tendencia a anteponer los intereses económicos frente a los intereses sociales y medioambientales. Tenemos la certeza de que si la economía crece nuestro nivel de vida mejorará, a corto plazo puede ser así, pero a largo plazo un crecimiento económico no sostenible provocará desequilibrios en la sociedad y en el medio ambiente, que pueden acabar dañando la economía y nuestro nivel de vida.

Modelo actual, se beneficia la economía a costa del medio ambiente y la sociedad

Entre otros problemas, estos desequilibrios han generado en el aspecto social sobre-explotación laboral, desigualdades sociales y pobreza. En el aspecto ambiental han generado sobre-explotación de recursos, contaminación, pérdida de ecosistemas, que  a su vez han derivado en problemas sociales como la pérdida de la forma de vida de comunidades locales, enfermedades, pobreza, migraciones.

Muchos de los problemas de nuestra sociedad tienen su origen en un modelo económico que provoca desequilibrios en la sociedad y en el medio ambiente.

El modelo donde prima la productividad y los intereses económicos no tienen cabida personas con menores aptitudes, discapacidades y poco integradas en el sistema. Muchas de estas personas  subsisten gracias a la ayuda de sus familias, organizaciones sociales o gubernamentales. En países menos desarrollado, en muchos casos mal-subsisten.

El modelo económico no cubre todos los aspectos que afectan a nuestro bienestar social, excluye los que no son rentables económicamente, como enfermedades raras.

Los parches de los desequilibrios.

En ocasiones el malestar social provocado por estos desequilibrios ha dado lugar a movimientos para exigir medidas de protección sociales y del medio-ambiente. Los gobiernos han actuado para reducir los efectos de estos desequilibrios, han legislado y generado acuerdos  para proteger los intereses sociales y medioambientales frente a los intereses económicos.

De esta forma hemos llegado a una sociedad altamente legislada donde las empresas, para obtener mayores beneficios, dirigen sus actividades cerca del límite que marcan las leyes. En ocasiones se buscan otros caminos para esquivar estas leyes para mejorar los resultados económicos, como por ejemplo desplazar sus actividades a países con legislaciones más laxas.

La política va a rebufo, actúa cuando se identifican estos desequilibrios y legisla para limitar sus efectos negativos, muchas veces tarde. Es lo que conocemos y nos parece lo normal, pero no es lo que interesa a la sociedad y al medioambiente. Un sistema en el que se tangan que definir continuamente nuevos límites para que no se dañino, no es un sistema sostenible, que puede perdurar a largo plazo.

Por otro lado hay empresas que ya han dado un paso adelante en este sistema, están cambiando nuestro modelo económico. Estas empresas ya no buscan crecer a costa de las sociedad y el medioambiente, sino que buscan crecer con un modelo económico que además beneficie al medio ambiente y la sociedad.

Un nuevo modelo económico se esta gestando

Cada vez son más las empresas que incluyen criterios de sostenibilidad en su modelo de gestión. La sociedad, en cierto modo, les obliga a demostrar que sus actividades no están generando un aspecto negativo en la sociedad y en el medio-ambiente. Adquieren compromisos, entre otros de cero emisiones, responsabilidad social, conducta ética.

Modelo económico sostenible, en el que se benefician mutuamente la economía, sociedad y medio-ambiente

Este es un primer paso pero no suficiente.  Un segundo grupo de empresas va un paso más adelante, no se conforman con no generar impactos negativos, sino que buscan que sus actividades generen impactos positivos en la sociedad y en el medio-ambiente. En algunos casos sacan al mercado productos sostenibles, utilizan materias primas con certificado de sostenibilidad, que protegen el medio ambiente y ayuda a los trabajadores locales y sus familias. También buscan fórmulas para mejorar la economía circular e integrar a personas en riesgo de inserción.

Estas empresas han empezado a transicionar a un modelo económico , más sostenible, en el que las actividades económicas generan a su vez impactos positivos en el medio ambiente y en la sociedad. Un modelo económico que ayuda, sin que sea necesario que existan leyes que encaucen sus actividades y fijen límites. Estas empresas piensan en sostenibles, planean sus actividades para que sean sostenibles ayuden en todos los aspectos.

Estas empresas las denominamos como empresas sostenibles. Consulta nuestro listado para decubrir que hacen diferenta. Listado de empresas sostenibles.

Algunas empresas están transicionando a un modelo económico sostenible por convicción, otras únicamente por mejorar su imagen y obtener así una ventaja competitiva. No podemos conocer los motivos reales de cada una de ellas. De hecho no importa el motivo, lo que importa son las consecuencias de este nuevo modelo. Lo que importa es que todas las empresas acabarán ofreciendo lo que le pidan los consumidores.

A la sociedad y al medioambiente les interesa que las empresas sostenibles tengan beneficios económicos, crezcan, y sirvan de ejemplo a otras empresas. 

Mientras los gobiernos tienen que dedicar fondos para compensar los desequilibrios generados por empresas que funcionan en un modelo no sostenible,  para resolver la exclusión social, enfermedades raras, ayuda al desarrollo. Con un modelo económico sostenible, que no genere desequilibrios, no es necesario dedicar fondos públicos.

En el modelo actual los gobiernos recaudan impuestos a empresas y trabajadores para financiar en parte los desajustes y desequilibrios de nuestro modelo económico. En un modelo sostenibles no se producirían desajustes y desequilibrios que compensar.

Actualmente las empresas intentan esquivar el pago de impuestos, con modelos de ingeniería financiera, trasladando sus sedes sociales a otros países.  Un país que reduzca los impuestos a empresas que generen impactos positivos en la sociedad y la economía, fomentará el desarrollo y crecimiento de estas empresas.

La política, debe dejar de corregir,  encauzar  para  pasar a fomentar, incentivar para que más empresas transicionen a un modelo más sostenible.

En nuestra webs +Sostenible, Compra SostenibleEmpresa Sostenible, Diseño Sostenible, Sostenibilidad. Fomentamos este pensamiento sostenible y herramientas y fórmulas para que individualmente transformemos nuestro modelo económico consumista en uno mas sostenible.

Explicamos el mundo que nos rodea desde un punto de vista sostenible, creamos consciencia sobre las consecuencias de nuestras decisiones. Nuestras decisiones son más fáciles pensando sostenible.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar